El glúteo mayor durante el embarazo.

Publicado

Si ya leíste mi post EL SECRETO DEL GLÚTEO MAYOR ya conoces la importancia de éste.

 

Pero ¿qué ocurre durante el embarazo?

La familia muscular que, según GDS (Madame Godelieve Denys-Struyf) tenemos que favorecer durante la gestación es la cadena AM (antero-mediana) porque, entre los músculos que la componen, se encuentra el periné.

GDS descata la importancia de la correcta posición del sacro entre los ilíacos (posible gracias a las fibras más profundas del glúteo mayor) para que el periné pueda desarrollar correctamente su función; no sólo durante la gestación pero particularmente a lo largo de este periodo.

 

¿Qué ocurre si el glúteo mayor no funciona bien?

Una mala función de las fibras profundas del glúteo mayor (PM) desestabiliza la pelvis.

El periné pertenece a la familia de músculos denominada AM (antero-mediana) y las fibras profundas del glúteo mayor pertenecen a la familia de músculos denominada PM (postero-mediana).

Por su localización anatómica, las dos pegadas al eje vertical, una en la parte anterior y la otra en la parte posterior del cuerpo, podríamos pensar que son antagonistas. A grandes rasgos podríamos decir que una flexiona (AM) y la otra extiende (PM).

Pero tienen una relación un poco más íntima. Por ejemplo, en la pelvis el periné (AM) necesita que las fibras profundas del glúteo mayor (PM) estén bien para que la correcta posición del sacro le permita realizar bien su función (sostén de las vísceras pélvicas, función sexual, función reproductiva, función postural).

Algunos músculos del periné se insertan en el sacro y coxis. Si éste se encuentra en una mala posición dichos músculos se verán comprometidos negativamente.

Por lo tanto estas dos familias de músculos, AM y PM, tienen una relación no solo de antagonismo sino de complementariedad.

Además, cuando una de ellas entra en tensión excesiva la otra reacciona, entran en el juego de acción reacción.

En el ejemplo que vamos siguiendo a lo largo de este post, cuando el sacro pierde su posición por la ineficacia de las fibras profundas del glúteo mayor, la AM acaba reaccionando, y los músculos puborectales y coxígeos se tensan para intentar recuperar el sacro y acaban fijando al coxis en flexión, dando un terreno predispuesto a tener un coxis en anzuelo.

Esta patología es frecuente y el abordaje más común en fisioterapia es manipular el coxis como primera opción. Un error común porque, si repasamos lo que hemos visto hasta ahora, esta patología es una reacción ante la pérdida de la posición correcta del sacro (que a su vez se lleva consigo el coxis), habrá que verificar antes si el sacro está bien colocado o no, y será él nuestra primera opción de tratamiento.

 

Volviendo al embarazo…

La pelvis es el nido del bebé, es por esto que es necesario que se mantenga estable, para ello el periné necesita que el sacro mantenga su correcta posición, como ya hemos visto, esto es posible gracias a la función correcta de las fibras profundas del glúteo mayor.

Cuando el sacro pierde su posición tenemos un terreno predispuesto a sufrir, por ejemplo, dolores lumbares o ciática, patologías muy frecuentes durante el embarazo.

Por lo tanto, durante el embarazo nos interesa que el glúteo mayor funcione bien.

Uno de los cambios que se producen en la pelvis durante el embarazo es que los isquiones (los huesos que notamos cuando nos sentamos en una superficie dura) se aproximan, acaban más juntos que normalmente.

Esto ocurre porque las palas ilíacas se separan, así el bebé tendrá más espacio para alojarse y podrá encajar su cabeza en la pelvis y prepararse para el alumbramiento.

Estos cambios son los que provocan que la mujer camine con las caderas en rotación externa. Como ya vimos en el post EL SECRETO DEL GLÚTEO MAYOR, este músculo es rotador externo de cadera, así que tenemos otro motivo por el cual debemos cuidar su correcta función durante este periodo.

 

Fisioterapia global.

Una vez más tener una visión global del cuerpo nos ayuda a entender mejor qué está pasando en la anatomía de nuestro paciente y así realizar un abordaje correcto para su patología.

En mi centro dispones del servicio preparación al parto y postparto. Uno de los secretos de un buen postparto es haber realizado una preparación al parto adecuada.

Si estás ahora embarazada, te encuentras en el periodo postparto o crees que después del embarazo o el parto que tuviste hace años no llegaste a recuperar del todo alguna estructura puedes pedir cita.

¡Anímate a encontrarte mejor!