Postparto doloroso

Publicado

40 semanas gestando, expectante ante el momento del parto. Una vez pasada esta experiencia llega el desierto del postparto, y digo desierto porque muchas de las mujeres que llegan a mi consulta lo viven así, como si estuvieran en un desierto, sin nada alrededor, sin saber a dónde ir, sin nadie que les dé la respuesta a su malestar o dolor.

Un postparto fisiológico, un postparto natural o, si prefieres, un postparto normal, llámalo como quieras, NO DEBE SER DOLOROSO.

Tenemos claro que dar a luz a un bebé, por muy natural que sea, es un traumatismo para la zona perineal y pélvica. Esto no está reñido con una recuperación progresiva y óptima. Es decir, aunque tengamos puntos, ya sea por cesárea, episiotomía o desgarro, la mujer durante el postparto debe encontrarse mejor cada día.

Uno de los problemas que más me han relatado las mujeres es que después de consultar a algún profesional sanitario por su malestar o dolor han obtenido respuesta con alguna frase parecida a esta: “no te preocupes mujer, acabas de dar a luz, es normal que te encuentres así”.

Muchas veces son ellas las que callan porque piensan que es normal sentirse así después de un parto, porque a su madre, abuela, tía, amiga, … le pasó lo mismo o algo muy parecido.

En cualquier caso, hay que saber qué es normal y qué no en un postparto, la mujer debe estar informada para que, en cuanto note algo que se sale de lo normal, pueda buscar al profesional adecuado para que la ayude a superar ese malestar lo antes posible.

Hay muchas patologías que ocurren en el postparto cuya existencia no sabemos hasta que no las sufrimos en nuestra propia carne. Como por ejemplo:

  • sensación de peso, tirantez y/o dolor perineal
  • continencia urinaria.
  • cefalea postanestésica
  • dolor a la defecación y/o estreñimiento.
  • hematoma perineal.
  • hemorroides.
  • hemorragia en el postparto tardío.
  • infección vaginal y/o del tracto urinario.
  • dolor en la zona baja del vientre.
  • dolor en la zona inguinal o del trocánter del fémur.
  • depresión postparto.
  • mastitis (dolor mamario, fiebre, eritema local, inflamación de la mama).
  • patología venosa profunda o flebitis superficial (pélvica o femoral).
  • metrorargia.
  • etc.

Estas son algunas de la patologías del postparto. No se trata de alarmar a nadie sino de entender que malestar o dolor en esta etapa es un signo de patología, normalmente leve, y a veces sin causa aparente.

Hay varios profesionales de referencia en este periodo, la mujer debe saber que si no se encuentra bien debe visitarlos, desde mi punto de vista en el siguiente orden, hasta que alguno de ellos le ayude a resolver su situación: matrona, ginecólogo, médico de cabecera, fisioterapeuta, psicólogo

A consulta llegan mujeres cuyo bebé ya cumplió el año y que aún no sienten bien la zona perineal, ya sea porque notan peso, dolor, sensación de tirantez, quemazón, tensión, … Otras porque aún no han sido capaces de retomar las relaciones sexuales o que las retomaron con dolor.

Vienen tarde normalmente por dos motivos:

  • Consultaron a otros profesionales y les decían que era normal o no los tratamientos aplicados no fueron eficaces.
  • No consultaron a nadie esperando que se pasaría con el tiempo.

Muchas mujeres no conocen aún la fisioterapia en este campo. Sobre todo porque, aunque ya tratamos a mujeres, entre ellas no admiten que tienen este o aquel problema y que se están tratando para ello.

La fisioterapia pelviperineal puede ayudarte. Puedes venir a hacer una valoración una vez pasada la cuarentena y si no puedes desplazarte por algún motivo valoraremos ir a tu domicilio. Pero no sólo durante el postparto te puedes beneficiar de la fisioterapia pelviperineal, en cualquier momento puedes consultarnos tu caso. 

En Herranz Fisioterapia Global, hacemos un enfoque integral:

  1. valoramos tu postura de pie, tumbada boca arriba, tumbada boca abajo, sentada.
  2. valoramos tu postura en movimiento.
  3. tenemos en cuenta patologías pasadas.
  4. valoramos la pelvis en diferentes posiciones y movimientos.
  5. valoramos la zona perineal (externa e interna).
  6. valoramos las cicatrices.
  7. valoramos la coordinación entre el tronco y la pelvis, entre el abdomen y el periné, ante diferentes estímulos.
  8. valoramos la respiración.

Y preparamos para ti un tratamiento personalizado y orientado a reorganizar todo tu cuerpo en el menor tiempo posible y de una manera duradera. Además disponemos de Indiba Activ® que, además de ser analgésico, activa a nivel celular para ayudar a tu cuerpo a recuperarse antes y con mejor calidad.

No lo pienses más. Pide cita y valoraremos tu caso.

¡Te esperamos!